martes, mayo 16


Delirio.
Y en estos días que pasan sobre mi sin asomo de pena o de gloria bajo el sol abrasador, estas noches en los que la única caricia que siento es el sudor que resbala, la piel húmeda de mi misma humedad, el insomnio y las pocas ganas de soñar, la tela que se pega a mi con el vaho del verano eterno. Y en el aire denso, el zumbido de una mosca o el canto rasgado del saxo es una misma cosa, por que mientras Coltrane se desvive en el estereo, intentando calmar lo absurdo del absurdo, la laxitud de mis miembros idos, mi mente divaga entre lo que pudo ser y no será jamás, esta falta de fe que no alivia mis demonios, y la convicción de que no puedes cambiar nada en mi, que no hay mares tan salados como los que hacen la lagrimas, y la cosquilla cínica de la gota que resbala por mi sien... Mi inconformidad maldita y el final del libro que te dejó aquel sabor metálico en la lengua, el grito azul que nadie mas puede oír. Y las ganas de matar, y la psicosis, y los fantasmas en los que no acabo de creer, y no te imaginas lo melancólica que soy al desnudo, no te imaginas, my dear, lo exasperante que son para mí las cosas seguras, el sol que se pone,la rutina, ¡Hay! la luna que sale....
Penelope.

2 comentarios:

VicMAP dijo...

Sublime, sútil, tan lleno de belleza como la diva dueña de las palabras que engrandecen el escrito.

Me ha gustado muchisimo, aunque debo destacar que tienes que trabajar un poco tu gramática y enfocarte un poco en los acentos.

Repito, me ha gustado muchisimo. Sigue adelante queria, sigue adelante.

VicMAP dijo...

Ja, has corregido los acentos.

:D