jueves, octubre 26

niños de nadie

Niño del dolor haciendo piruetas
a cambio de tener migajas o monedas
niño del dolor que juega a hacerse grande
ausente del amor ya es parte
de la calle...
Pedro Guerra, Niños







¿Dónde estamos?
¿En qué lugar maldito enterramos nuestra conciencia
Cuando ante nuestros ojos la razón se desmorona?
Nos volvemos piedra
Cuando el pobre sufre,
Cuando el pobre llora.

El niñito sin nombre,
descalzo,
con hambre,
niño con sueños,
que extiende su manita a cualquier hora, en cualquier calle.
El que te ruega migajas, te ruega monedas,
El que te pide con los ojos del hambre,
Con las manos de la tierra.
Enclenque y flaco, un manojo de nadas.
Volteas la mirada y desaparece.

Luego se convierte en uno más,
El canillita, el delincuente, lacra, sucio, borrón,
La mancha en el paisaje,
Él,
niño sin nombre, niño con sueños.

Nadie los espera en casa,
Nadie les abre una puerta.
Les negamos el camino hacia la luz, el libro abierto, la mano amiga.

Y el tiempo corre y olvidamos, y lo encontramos de nuevo
En otro rostro anónimo,
Otro semáforo.
Y el que desde la calle,
Muy lejos de tu zona de confort
Te pide 5 pesos
Con sus ojos,
Con su cuerpecito ajado y sucio,
El que podría llamarse Manuelito igual que tu sobrino,
El que podría tener diez años como mi hermano,
El que podría ser tantas cosas pero no puede.
Él es el niño que aún en la adversidad del destino no elegido
Sonríe y juega.
El que ríe y canta
Aunque no tiene juguetes ni futuro
ni un trozo de pan seguro que llevarse a la boca.
Ese al que diste los tres pesos que tenias en la guantera para sentirte grande y magnánimo,
El que olvidas en cuanto el semáforo cambia.

Hijos de nadie que al caer la noche
se envolverán en sus cartones,
arropararán con papel periódico sus utopías, sus sueños, su dolor...,
En cualquier esquina de El Conde
perderán su inocencia,
envueltos en el humo,
sexo prostitución marihuana
dolor muerte olvido

Y nadie vela por el,
nadie arropa sus piececitos
desnudos bajo los cartones; pies descalzos de pobre,
pies de nadie.


Pe...


1 comentario:

AliEnaRTe dijo...

seguramente dejaste algo en mi con lo poco que lei,y en todos los corazones sencibles que leyeron un poco tus obras,hay sanacion en tus plabras,me gustaria que alguna vez podamos hacer un trueque,tus palabras en mis obras por una obra mia para tus palabras...
la casualidad