viernes, enero 5




...Y cuando la herida ya no duele,
duele la cicatriz

no terminamos de sanar
nuestro amor no sana
quizás sea una herida de muerte
mi piel tampoco sana
cicatrices
dolor
sangre
y nadie que realmente entienda
que en el dolor esta la respuesta,
son solo heridas que esconden las heridas
me trago la lastima y la rabia que siento por esa,
esa que se refleja en el espejo;
yo misma.
y me rompo y la sangro.
la veo resbalar por mis brazos, mis muslos, mis manos
y luego tu
que con amor
con suave benignidad animal
repruebas mis acciones.
¿quien comprende?
nadie
ni siquiera
tú que me amas
y yo,
yo que también te amo
tampoco te entiendo.

No hay comentarios.: