lunes, marzo 31

Insonmio


Bebe del cáliz de sombra que es mi espalda

embriágate de promesas disolutas,

del anacrónico deseo de eternidad de mis labios secos.

que Morfeo se olvido de mí

una vez más

y empiezo con tenacidad suicida a besar

el recuerdo de una boca que no me pertenece

y me doy cuenta

en la oscuridad de un cuarto que sabe guardar

el eco de mi llanto, de mi rabia y de mi risa

que soy un ser falluto

perdí mi casa, mi amor

mis certezas

y mi reflejo se asoma desde lo oscuro

y me llama,

con ojos que llueven sal y tristeza

desde el fondo azul del espejo.