miércoles, agosto 13

después de.


Estás hermoso así
duermes como un niño, como un naufrago.
suspiro y
me dejo caer por la curva de tu tobillo, el surco de tu espalda.
tu pecho sube y baja con el ritmo fluido del canto de un rio

Y te pregunto, desde este lado del sueño
quién eres

para tomar mis tierras y habitarme
marcarme a fuego como una gacela

viniste en silencio y te clavaste en mí
ahora estás ondeándome en el vientre como una bandera
te veo dormir, Adán y me doy cuenta:

soy una Eva adicta a las manzanas
te despiertas
tus ojos también saben penetrarme
tus ojos son largas olas encrespadas
que me invitan a ahogarme en ellas.
pécollado

No hay comentarios.: