domingo, marzo 15

Nosotras, las de entonces, ya no somos la misma.



¿Cúantas Penélope viven en mi? ¿cúantas fui, cúantas seré, cúal soy hoy? me busco en este presente, intento medirme, reconocer así mi rostro en sus contornos, encontrar un reflejo que sea mi reflejo; la aceptación serena de mis circunstancias, la clave que me identifique ante mi como yo misma.
Y en esos escasos momentos en los que converjo en mi centro y las palabras se ordenan en mi lengua, prestas para definir en el silencio el verdadero rostro de mi rostro, me doy cuenta; esa Penélope ya es pasado.

Ya la que se pregunta ahora, cual Penélope es, no es la misma que preguntó, tres líneas, tres milenios atrás. En este instante, mis vidas y sus efímeras muertes, todas las que he sido a pesar de mí, y tan sorprendida o tan ajena he asistido a través de mis ojos, actriz a veces, contemplante en todas, convergen en esta Penélope que me toca ser, en esta máscara que transformo pero que no elijo.

Y porque no puedo ser solo barro y sangre, me pregunto, que conjunción de circunstancias y casualidades me hicieron, en mi principio -entre tantas otras que pude ser y nunca fui- esa lejana y primera impresión de mi misma, cimiento sobre la que me construí y me construyeron, donde se sentaron como estratos esos presentes que ahora son el pasado. De ellos estoy hecha y en ellos soy libre y soy esclava; me guían entre futuros posibles, por los que reacciono ante el azar y planifico lo factible. Pero al mismo tiempo me atan al dolor que he acontecido, amedrentándome con los fantasmas íngrimos de lo una vez fui, de lo que nunca pude llegar a ser.

Confluyen en mi Ahora (este que al invocarlo se convierte en pasado) la historia de todos los que estuvieron antes de mi, confluyen también estas Penélopes que he sido y que se muestran al unísono, -como un aleph íntimo- en este punto que contiene todos los puntos de mi universo, es decir, mi módico presente.

Mi pasado es mi yggdrasil personal, la fuente de la que se alimenta esta metamorfosis queda de la que solo me liberará la muerte, cuando esa última Penélope que el futuro me depara, sea el reflejo postrero de la que, tantas otras yo atrás, fue la primera.

Penélope (¿Cúal de todas?)Collado

2 comentarios:

Nehemoth dijo...

Tas profunda.

Me gusto mucho, creo que deberías tener mas retrospectivas mas frecuentes, se te dan bien.

Veo de paso que te gusta la mitología nórdica, nice.

Saludos

Penelope Frías dijo...

Loca si, pero bien
Penélope (la original)