martes, abril 14

como balas floridas.


Tienes que saber que cuando me dices te amo,
siento detenerse el vuelo gris de las cosas que habitamos y en las que somos,
Como si en el segundo que toma en disolverse ese pequeño conjuro de amor que me destinas, un cosmos se abriera paso entre la sístole y la diástole de este corazón que muere por dejar su jaula ósea dentro de mí, latiendo fuerte e intentando colarse entre los recovecos de mi sonrisa, tan dulcemente arrancada a mis labios por tu te amo mágico y cotidiano, por ese te amo como la flauta de Hammelin de los cuentos de mi niñez, por ese te amo que busco y espero para sentirme viva, por ese te amo de alquimia sutil contra la muerte, capaz de detener el tiempo, el oxido, la abulia, ¡hay! Aldo, esos te amo como balas floridas, como sortilegios azules, como humo calido para derretir mis trincheras, que me sacan de quicio y me hacen desear no regresar nunca, te juro, nunca, a ese lugar donde sé no están tus te amos pa' que me paren el tiempo y que me arranquen del mundo y así entre hechizos, me tomen por sorpresa bailando.

No hay comentarios.: