sábado, abril 11

Tanto ruido y al final la soledad.



Desde hace días he venido lidiando con este desasosiego que no se me quita. He reincidido. Y en cada golpe, 605 días se fueron por la borda. He intentado hablar y la lengua se me ha vuelto piedra. He pedido auxilio, a mi manera siempre muda e inútil. He reordenado las partes de este rompecabezas, pero siento que en mi vida nada encaja. He vuelto a tener pesadillas por las que nadie pregunta. He vuelto a ver gris y falluto mi reflejo. Quizás deba esperar, cerrar los ojos, esperar, fingir que todo esta perfecto, esperar. Correr el riesgo de caer de nuevo. De no volver a levantarme como hice otrora.

2 comentarios:

Nehemoth dijo...

Que mal.

A ver si pronto te sientes nueva.

Nivreial dijo...

A todos nos llega ese momento en que todo y nada son palabras vacías y parciales en comparación con lo que se siente, o se deja de sentir... y la verdad, aquel apoyo que esperamos no llega, y lo indeseado si llega.

Pero a todos nos llega también el momento de despertar, de abrir los ojos y que la vida tenga un gusto diferente, un sabor a ponloquemastegustaaqui, un encanto insuperable.

Cualquier día despejado que quieras sentarte a contar nubes, yo siempre estoy conectado en horario de trabajo :P y a veces entre las 10 y 11pm.

Sé que no te entiendo, Pé. Sería absurdo esperar lo contrario. Pero puedes contar conmigo, aunque sea para no entenderte.