jueves, agosto 5

Ven a dormir conmigo: no haremos el amor. El nos hará.


Ojalá y la noche nos tome  por sorpresa las espaldas desnudas en un mismo espacio de sabanas no necesariamente blancas. Ojalá y el tiempo me permita desligarme de mi misma y entregarme al sueño a tu lado. Entonces, una vez más, pensaré en Cortázar y conjuraré con sus palabras la franja ígnea del cielo que las mías, famélicas y tenues, nunca podrían abrazar.
 Y cuando respire la magia de la luna en tus omóplatos,  y me entregue al sueño siamés de los dioses buenos,  y vuelva a ser nube y arcilla, y bese la muerte sin temor al hielo o al laberinto, entonces, mágico y cotidiano, vendrá el amor a construirme en acuarelas como alguna vez y para siempre conjuró con su Birome Cortázar.

1 comentario:

Euge dijo...

Me encanto... y amo esa foto de Cortazar y su gato. Si no te molesta te pasare a visitar mas seguido

Saludos