jueves, mayo 5

Equis.

A veces me pregunto si debería nombrarte
 darte una palabra única y dolorosa con la que llamarte a gritos
 en las noches de azules complejos y lunas
que se rompen contra el filo de mi ventana.
 Un nombre terrible
que muerda conmigo la almohada
cuando sienta el látigo inasible de la rabia con la que me destruyo
hasta caer en un sueño sin lágrimas.
 Una palabra clara y sonora
que se deslice lenta por mi lengua
 cuando diga,
 cuando explique,
cuando razone.
 y la gente diga ah, y entienda,
sólo por esa palabra que es tu nombre.

2 comentarios:

Adriana dijo...

guay ! tres sexy

Vanina Cassani dijo...

Escribis tan lindo! lo de eterno resplandor me dejo boca abierta, es la pelicula que necesito desde hace tiempo, esa por la que sientes necesidad ver domingos y dias que se le parecen, esa que te lleva a lugares donde nada ni nadie puede....encontrar lo que escribiste fue muy lindo, gracias.